viernes, 20 de julio de 2012

La noche antes del viaje

Bueno pues ahora ya sí que sí que esta aventura pone un punto, no sé si seguido, si aparte o si final, lo que sí sé es que me voy lleno de alegría por haber podido hacer realidad un sueño, por haber dado todo lo que tengo y haber aprovechado al máximo todos y cada uno de los días que he pasado aquí. Han sido, sin ningún género de dudas, los mejores meses de mi vida, descubriendo a cada paso que daba que me dirigía por la senda correcta hacia la ansiada felicidad que todos buscamos para nuestras vidas.

Son momentos difíciles los de plasmar por escrito todos esos sentimientos que a golpe de latido de corazón se suceden ahora mismo, me dejo una gran parte de él, del corazón, aquí, en este proyecto, en esta casa, en esta ciudad, no me avergüenza reconocer que amo con locura lo que he hecho aquí, que a pesar de que a alguno le pueda raro yo he logrado alcanzar la felicidad viviendo en esta realidad, rodeado de gente que sufre y que necesita de la ayuda, no sólo de los que están aquí sino de otros muchos que con un poquito de su parte solucionarían muchas realidades de pobreza y miseria.
Varios meses separan ambas fotos, varios meses llenos de experiencias.

Para terminar me gustaría dejaros con una poesía, que da título a la entrada de hoy, que estos últimos meses, regalo de San Jorge, ha estado encima de mi mesilla de noche y me ha hecho pensar en el momento en que tuviera que despedirme, pues bien ese momento ha llegado y es por ello que quiero compartirla con todos vosotros. El autor es Carlos Marzal y forma parte de un libro de poesía titulado "La vida de frontera" y dice así:

"Deseo lo que habrá de venir, pero aún deseo más
que lo que haya de ser sea un recuerdo,
otro nuevo episodio que permita, en un breve futuro,
distintas noches previas al día de partida,
puesto que en esas horas el vivir se descubre
con una fuerza extraña que el viaje no conoce,
y que el deseo nunca podría contener.

La vida antes del viaje no parece la vida,
sino un ofrecimiento
imposible ya de ser defraudado.
Nuestras fieles rutinas no conciernen
a quien se marchará, y el día de mañana, inabarcable,
excita los sentidos, aviva la esperanza
y nos impide el sueño. El tiempo cotidiano,
aunque nos pertenezca, en el recuerdo es torpe,
y ese distinto tiempo que se aguarda
tiene un lugar para creer posible
que otra será la vida que suceda.
Más próxima a la idea que tenemos 
la noche antes del viaje.

Todavía unas horas demoran la partida
y ya quiero volver para empezar de nuevo."


Con ese deseo de volver para empezar de nuevo, y con la promesa de compartir con todos vosotros mi viaje al desierto, me despido hasta mañana, inchallah, que será el primer día del mes de Ramadán en Marruecos y el primer día lejos de este lado del puente.

Un fuerte abrazo para todos y, como cada día, ¡¡SED MUY FELICES!!

miércoles, 18 de julio de 2012

Retomando la actividad

La verdad es que ha pasado mucho tiempo desde la última entrada que publiqué en el blog, mucho más del que yo pensaba que pasaría y desde luego mucho más del que me hubiera gustado que pasase. Como alguno se podrá imaginar, y si no yo ahora mismo os lo confirmo, ha sido un tiempo lleno de frenética actividad, no ha habido tiempo casi para saborear el día a día de estos últimos dos meses que he pasado aquí en Tánger, aún así y aunque no haya quedado constancia por escrito durante todo este tiempo he seguido visitando este espacio casi a diario, aunque he de reconocer que el sentarte delante de la página en blanco de la redacción de las entradas no ha sido uno de las cosas que he hecho.

Han sido unos días en los que ha habido lugar para realizar todo tipo de actividades, todas igual de gratificantes y todas han dejado una marca en el libro en blanco que esta experiencia está suponiendo para mí. He tenido la oportunidad de disfrutar entrenando a los participantes del I triatlón de secano del Hogar P. Lerchundi, de realizar un viaje maravilloso alrededor de Marruecos, del que prometo castigar a todo el mundo con al menos un par de entradas del blog, de aprender la importancia de utilizar bien los sentidos en el XIV Campamento de verano del Hogar Lerchundi, y también de pasar algunos momentos sino amargos sí que complicados a la hora de empezar a pensar en la vuelta, en empaquetar todo aquello que uno ha ido viviendo y experimentando en este otro lado del Estrecho.
El XIV Campamento de verano Hogar Lerchundi ha sido uno de los momentos importantes de este último mes.

Desde luego que como podreis imaginar ha habido tiempo para tener todo tipo de sensaciones, de todas ellas me gustaría que una tuviese un lugar privilegiado por encima de las demás, y esa sensación no es otra que la sensación de agradecimiento profundo que estoy experimentando estos días por todo lo vivido y sentido en estos meses que he pasado en Tánger, viviendo día a día la realidad de un proyecto del que desde hace mucho tiempo empecé a enamorarme y del que he tenido la suerte de vivir desde dentro la realidad del día a día, con todo lo que ello implica, ha sido un paso más en esa dinámica, tantas veces repetidas en las formaciones de la experiencia de Tánger, de meterse en harina,  ha supuesto un pringarse de lleno en el día a día de este maravilloso proyecto que es el Hogar Padre Lerchundi. Sólo tengo palabras de agradecimiento para todos aquellos con los que este año he tenido la suerte de compartir mi experiencia, de todos y cada uno de ellos guardaré un recuerdo maravilloso, ya formarán parte para siempre de este sueño que se ha hecho realidad aquí.
Ha llegado la hora de empaquetar: recuerdos, emociones, sensaciones, experiencias...
Como digo ya ha llegado el momento de recoger, de ir empaquetando las cosas que se han ido acumulando aquí, quizás sean demasiadas y hubiera sido mejor ir más ligero de equipaje, de ir llenando las maletas con todos esos momentos pasados y todas esas sonrisas cosechadas a lo largo de todos estos meses, aunque no sea muy lógico debajo de las lágrimas, que brotan al intentar guardar todo lo experimentado en un par de maletas, hay una gran sonrisa, fruto de la felicidad experimentada al haber sido capaz de hacer un sueño realidad.
Uno nunca sabe de dónde puede recibir una lección...

Una vez más me gustaría invitaros a lanzaros a lo imposible, los sueños se hacen realidad más veces de las que nos pensamos, tan sólo es necesario tener el convencimiento de querer conseguirlo, poner todo de nuestra parte y no tener miedo a la hora de dar el primer paso, ese primer paso me trajo hasta aquí y a día de hoy, después de todo lo vivido, no lo cambiaría por nada del mundo, al contrario estoy deseando seguir dando pasos por este camino, pues este está siendo el camino de mi felicidad.
... en ocasiones, incluso de las cosas más sencillas como una servilleta de papel.
Gracias a todos los que de una u otra manera seguís estando ahí al otro lado de este al qantara, poco utilizado ultimamente. Gracias a todos los que me haceis llegar vuestros comentarios y vuestro interés, no os podeis hacer a la idea de lo mucho que supone eso para alguien que comenzó con este relato con la única intención de que su madre supiera lo que hacía cada día.

Un abrazo muy fuerte para todos y, como no podía ser de otra manera, ¡¡SED MUY FELICES!!

lunes, 28 de mayo de 2012

Mejor no decir nada

Soy consciente de que hace días que no doy señales de vida y que después de tantos meses escribiendo diariamente sobre lo que hago y vivo aquí alguno, no creo que muchos la verdad, puede que esté echando de menos mis palabras. Me gustaría compartir con vosotros mi momento actual, el tiempo pasa excesivamente rápido y a pesar de que los días son más largos no termino de encontrar tiempo para todo.

Quiero compartir hoy con vosotros unos versos que he escrito y que intentan recoger las sensaciones vividas hasta ahora y que me hacen, a día de hoy más que nunca, ser feliz.

"Mejor no decir nada,
abrir los ojos, contemplar,
recordar cada momento,
admirar cada detalle,
ver la vida pasar,
imaginar esos instantes,
los de ahora y los de antes,
las cosas buenas que pasaron
o las que están por venir,
son regalos hermosos,
obtenidos justo aquí,
Simplemente son…"


Muchas gracias a todos los que os preocupáis por mí y me hacéis llegar vuestro cariño, no sabéis lo importante que es sentirse querido.
Un fuerte abrazo para todos y ¡¡SED FELICES!!



Pd: la última palabra del poema está escrita en vertical con las primeras letras de cada verso.

miércoles, 16 de mayo de 2012

A tí que estás sentado...

La verdad es que estos últimos días estoy leyendo bastantes reacciones y comentarios acerca de las manifestaciones que están teniendo lugar con motivo de la conmemoración, en el día de ayer, del primer aniversario de las movilizaciones del movimiento 15M, y ciertamente me preocupan varias cosas que me gustaría dejar un poco situadas, y tal vez aclaradas, en la entrada de hoy, pues creo que hay muchas cosas que no están a lo mejor del todo definidas y ante las que alguna gente aún no sabe cómo debe mostrarse o situarse.

En primer lugar me gustaría compartir con vosotros una sensación que me ha asaltado durante estos días, y no es otra que el miedo de ver como hay mucha gente que a pesar del problema evidente que existe, esa mal denominada crisis, siguen haciendo oídos sordos y prefiriendo mirar hacia otro lado, tal vez pensando que en la ignorancia pueda residir su felicidad, no lo sé. Es bastante preocupante ver como jóvenes universitarios, esos que están conformando la generación mejor preparada de la historia, siguen sentados en sus sillones mientras les roban el futuro, además de una manera canalla cual si fuera una bolita que se esconde en una timba callejera, y no sólo eso si no que además algunos de ellos se quejan de que haya gente dispuesta a luchar por sus derechos, por los de los que protestan y por los de los que se quedan en sus casas sentados en sus sillones.

Creo que algunos de esos no están siendo conscientes de lo que se les puede estar viniendo encima, personalmente pienso que la generación mejor preparada de la historia está siendo y va a seguir siendo la generación peor recompensada de la historia, por eso me da miedo que la gente permanezca indiferente ante los acontecimientos que vienen sucediéndose: recortes sociales, corrupción, relativismo, falta de solidaridad... Me da miedo pero no me sorprende, pues tengo la certeza de que esa falta de reacciones también es fruto de este sistema que se está desmoronando, aunque pueda parecer la reflexión de un iluminado creo que nos han ido quitando poco a poco la necesidad de unirnos para protestar ante aquello que no nos gusta, creo que ya lo he dicho en otra ocasión, nos quieren hacer vivir juntos pero no unidos, si no no hay otra explicación para ver cómo las mismas medidas que nos afectan a todos por igual a unos les impulsa a protestar y a otros sólo les impulsa a quejarse de los que protestan.

En estos días también he recibido comentarios y correos directos de gente de mi círculo más próximo de amistades que me decían que hay que protestar sí pero que ¿ante qué? y yo la verdad es que lo tengo bien claro, los motivos de mis protestas son bastante claros: 
  • No acepto los fuertes recortes económicos amparados en la necesidad de combatir la crisis pues sólo están trayendo más pobreza y más desesperanza.
  •  No acepto la indiferencia de los que toman las decisiones que afectan al pueblo sin tener en cuenta que detrás de esos números hay personas que sufren las consecuencias de las malas decisiones de quienes a día de hoy siguen viviendo una vida estupenda y sin apreturas.
  • No acepto la tolerancia de una corrupción tan exagerada como la que tenemos, no podemos permitirnos hacer apología de la estafa, no me cabe en la cabeza que haya familias que han perdido sus casas y sus vidas por no tener dinero con el que afrontar sus deudas, por ser honrados, y que haya otros que han tenido un montón de dinero, conseguido de dudosas maneras, y que ahora puedan sacarlo a la luz como si nada, pagando una propina irrisoria que de poco o nada va a servir, o es que ¿acaso alguien cree que ese dinero va a solucionar algo?
  • No acepto el relativismo que nos han hecho creer que es la solución a los problemas, desgraciadamente no todo vale, no podemos dejarnos llevar por unos impulsos a la hora de solucionar nuestros conflictos, son soluciones rápidas pero poco efectivas a problemas que se demuestra día a día que siguen ahí enraizados.
  • Y desde luego no acepto la falta de unión entre la gente que padece junta la ineficacia de una clase política que nos dirige con paso firme hacia la ruina más absoluta, de toda la clase política porque a mí me parecen igual de malos todos, sean de un signo político o de otro, mi protesta y mi indignación son ambidiestras, van igual contra la derecha que contra la izquierda.
Para ir terminando me gustaría pararme en un par de cosas que no quiero dejar pasar. La primera de ellas es un dato curioso que me ha llamado la atención de todas las cosas que he leído, visto y vivido estos días, y no es otro que la admiración que me produce la gente mayor que, sin el más mínimo miedo ni reparo, se planta en las manifestaciones a reivindicar sus derechos y a protestar por los derechos de quienes vienen por detrás de ellos y no son capaces de levantarse para hacerlo ellos mismos. Son gente que, la mayoría, ya saben lo que es salir a luchar por unos derechos, son los que en su día lograron con el alzamiento de sus voces el reconocimiento de muchos de esos derechos que a día de hoy nos están quitando y recortando, ante la pasividad de unos jóvenes que o bien no se han enterado de lo que conllevan esos recortes o bien aún no han madurado lo suficiente para que les preocupen. Sinceramente os lo digo, alguna de esa gente mayor con la que he podido hablar estos días son espejos en los que mirarse y a los que tomar como modelo de lo que es estar indignado y no tener miedo ni pereza de luchar por tus derechos.

Por último me gustaría trasladar mi opinión a cerca de las etiquetas que se ponen estos días a la gente que sale a protestar a las calles. ¡Qué fácil es poner una etiqueta a la gente sin conocerlas! En diferentes medios de comunicación y redes sociales se suceden estos días comentarios en los que, gratuitamente y desde una ignorancia y un desconocimiento soberano, se califica a la gente que hemos, yo también lo he hecho aquí en Tánger, salido a la calle a protestar como perrosflautas, vagos, borrachos, juerguistas, fiesteros... no sé cómo afrontar esos comentarios porque creo que no representan a la gente que ha salido a la calle, pues por lo que yo he visto y he tenido la oportunidad de vivir en primera persona, poco o nada se aproximan a esos calificativos. Aún así no tengo en cuenta a la gente que hace ese tipo de comentarios, pues básicamente son esos que aún están sentados en su sillón.

Estamos llamados a ser la generación que cambie las reglas del juego, que proponga los cambios que a día de hoy necesitamos para poder garantizarnos un mundo mejor y más justo, porque por muy negra que sea la situación yo sigo pensando que es posible.

Un fuerte abrazo para todos y ¡¡SED FELICES!!


sábado, 12 de mayo de 2012

Yo voy...

Me gustaría compartir con todos los que leeis el blog, el manifiesto que se ha leído esta tarde en el acto de protesta que ha tenido lugar esta tarde a las puertas del Consulado General de España en Tánger. En él se recoge el sentir de mucha gente que está harta ya de tanta mentira y de tantos recortes que no hacen sino llevarnos hacia una pobreza en la que nos quieren sumir quienes ostentan el poder.

"Manifiesto 12M Democracia Real Ya, Norte de Marruecos
Pronto hará un año que el despertador de la conciencia ciudadana se activó y su alarma comenzó a despertar el descontento de mucha gente que por primera vez se atrevió a alzar la voz contra aquellas cosas que consideran intolerables y que sólo conducen a la injusticia. Casi un año después, lejos de estar pasivos y remoloneando en la cama volvemos a manifestarnos porque consideramos que más que nunca es necesario levantar la voz, porque creemos que debemos hacernos presentes a pesar de la distancia, porque queremos ser unos miembros activos más de esta protesta global que hoy celebramos y a la que queremos sumarnos para expresar nuestra indignación contra la situación actual a la que nos hemos visto conducidos por unos cuantos que dicen representar la voluntad del pueblo pero que en el fondo sólo se representan a ellos mismos y a los intereses de quienes les permiten estar en el poder.

Lejos de haber cambiado el panorama un año después la situación se vuelve cada día más insostenible, seguimos recibiendo noticias sobre recortes en derechos sociales amparados en la necesidad de combatir una crisis a la que nos hemos visto empujados por la ineptitud de una clase política que no deja de manifestarse a diario como un circo de títeres en manos de quienes ostentan el poder de facto, esos oscuramente denominados mercados que son los que deciden con una impunidad absoluta los designios de una población que ni sabe quiénes son ni los ha avalado en ningún momento con su voto, ese que se supone soberano y en el que ha de residir voluntad del pueblo.
Cada día que pasa nos vemos empujados a una mayor pobreza y los recortes no cesan: educación, sanidad, derechos laborales… a poco que uno se pare a analizar esas medidas llega a la conclusión de que el camino por el que vamos nos lleva a un empobrecimiento paulatino de la población, aunque eso no sea del todo representativo de los problemas reales para quienes nos dirigen cual pastores hacia ese redil, pues es bien sabido que un pueblo pobre es un pueblo más manejable, más sumiso a los deseos y voluntades de quienes tienen el mando de la situación.

Es por ello que hoy nos plantamos aquí delante de esta puerta para reivindicar y exigir un cambio de rumbo, empezando por la denuncia de las injusticias que se vienen cometiendo y que con el respaldo de una clase política, tan viciada y corrupta como la que dirige nuestros designios, toma la decisión de amparar estas injusticias legalmente. Basta ya de pasos atrás con la crisis como motivo para darlos, no podemos permitirnos renunciar a esos derechos que tanto costaron conseguir por el hecho de que la situación lo requiera, no.

Desde que comenzó la crisis sólo hemos visto a las víctimas, ¿es que acaso no hay culpables? ¿Por qué no se pone tanto empeño en denunciar y condenar a los que nos llevaron a esta situación? Estamos hartos de toda esta historia, desgraciadamente parece un chiste pero es la realidad: Los Zapateros no arreglaron los Botines y tampoco parece que ahora la situación vaya a cambiar sustancialmente, seguimos dominados por las mismas manos pero con distintas marionetas.

Necesitamos alzar nuestras voces, que nos oigan y tomen conciencia de nuestro descontento, que sepan que ese rebaño dormido y dócil durante tanto tiempo empieza a sacudirse los miedos, las dudas y el aletargamiento, comenzando a vislumbrar una manera diferente de actuar, siendo conscientes de que la fuerza del pueblo está en la unidad.

Nos gustaría que se tomaran en cuenta las siguientes propuestas:
  • La defensa de un acceso universal a la salud y la educación.
  • Gestión pública y transparente de los bienes comunes.
  • Derecho a la vivienda digna y la paralización de los deshaucios bancarios.
  • No más dinero público para rescatar a los bancos.
  • Fin de las políticas de austeridad económica que asfixian a la ciudadanía.
  • Tolerancia cero a la corrupción política y económica.
  • Uso libre y responsable de los espacios comunes de nuestras ciudades y pueblos.
  • Creación de alternativas económicas respetuosas con el medio ambiente, fomentando la producción y el consumo local y ecológico.
  • Puesta en marcha de mecanismos de participación democrática directa de la ciudadanía.
Somos conscientes de que un futuro mejor es posible pero para ello necesitamos contar con el apoyo de todos los que sienten que la situación actual no puede ni debe continuar, debemos abandonar la comodidad de otras épocas en las que esperábamos que alguien viniera a rescatarnos, desgraciadamente esta vez no somos ni seremos objeto de rescate, y debemos ponernos a trabajar en la construcción de un futuro mejor, ¿ acaso hay algo más apasionante que ser los ingenieros de nuestro propio futuro ?
Podrán seguir recortando derechos sociales y laborales pero jamás podrán recortar nuestros sueños ni nuestra legítima aspiración de tener un futuro mejor para todos, es por eso por lo que hoy estamos aquí, porque que a nadie se le olvide que en la unidad de nuestras voces reside el grito de la victoria: “¡¡TOMA LA CALLE!!”

Por la democracia y la justicia social.
Porque somos mujeres y hombres libres.
Porque somos el 99%.
Porque no tenemos miedo y no daremos ni un paso atrás.
Porque no es una crisis, es una estafa.
Porque nadie gana si no ganamos todos.

Convirtamos las calles en el mayor altavoz del mundo."

Un fuerte abrazo para todos y ¡¡ SED FELICES!!

miércoles, 9 de mayo de 2012

Desaparecido


Efectivamente como la canción que hoy me sirve de introducción a esta vuelta a la crónica de esta experiencia que estoy disfrutando en Tánger, llevo unos cuantos días, quizá demasiados, sin dar señales de vida en el blog, y la verdad es que, aunque alguno no se lo crea, lo he echado de menos, de hecho no he dejado de pasar ni un sólo día por el blog ni he dejado de pensar cada día en aquello que me gustaría transmitir en unas cuantas líneas en este espacio, pero ya sea por el cansancio acumulado, han sido días de mucho trasiego, o por la pereza de tener que escribir lo que estaba sintiendo, me he abandonado un poco a mi suerte para recobrar las fuerzas y energías necesarias para continuar plasmando en unas cuantas palabras lo vivido y experimentado a esta orilla del Estrecho de Gibraltar.

Como digo han sido días intensos los que han pasado esta última semana y pico que he dejado de escribir en el blog, días de viajes, de reencuentros, tanto en Don Benito como en Tánger, de compartir experiencia con un grupo de voluntarios en el Hogar y de seguir trabajando sin prisa pero sin pausa en el camino hacia la felicidad, esa que vine buscando y que cada día está más presente en mi vida.
Volví a casa, fue breve, fue intenso, fue legen.....(wait for it).......dario.

Por resumir, de una manera más o menos breve, estos días pasados os comento que volví a casa, a Don Benito, por un par de días para acompañar a un amigo en uno de los mejores momentos de su vida, el día de su boda, y que a pesar de la corta duración de la estancia pude ver a muchos de los que me consta que siguen de una u otra manera mi experiencia aquí, la verdad es que es un gustazo sentir el cariño y el apoyo de tanta gente que sé que están preocupados por mí. A otros me tuve que conformar con verlos desde la distancia, concretamente a uno tuve que conformarme con verle desde el coche con su elegancia exquisita, que no ha perdido con el paso de los años, repartiendo juego en una de las pistas de fútbol sala anexas al polideportivo municipal, los años pasan pero la calidad siempre perdura.

Tras la boda, y su "intensa" celebración, regresé a Tánger para reencontrarme con una de las personas más importantes en el devenir de esta aventura, basicamente porque a su lado aprendí a amar este proyecto en el que hoy estoy involucrado y porque junto a él he pasado muchos de los mejores momentos de mis experiencias aquí. Ha sido un placer poder compartir con él nuevamente el día a día de esta experiencia, sinceramente ha sido como una parada en boxes tan necesaria como deseada en la que he podido disfrutar una vez más de su amistad y compañía, unos días en los que, quizá no todo lo que necesitásemos, hemos podido charlar y compartir alegrías, planes de futuro y vivencias, que alguien como él, con todo lo que me conoce y ha compartido conmigo, sabe escuchar y dar el consejo necesario en el momento adecuado, muchas gracias por estar nuevamente ahí una vez más para escuchar mis dudas.

Sólo me gustaría transmitir una idea más antes de terminar y es la sensación de que las cosas se están haciendo bien. Alguno a lo mejor se preguntará el por qué de esta conclusión y no es otro que el haber oído durante estos días, la última vez ha sido hoy, que se me ve feliz. Aquellos que hacía tiempo que no me veían y con los que he tenido la oportunidad de reencontrarme, tanto allí como aquí, me han dicho que se me ve muy feliz, que transmito esa felicidad de la que tanto he hablado y de la que todos los días que escribo os recomiendo que os afilieis.

Con el deseo de retomar nuevamente, y con una periodicidad más constante, este relato de lo vivido al otro lado del puente me despido de todos vosotros, tanto los que os habéis preocupado por la falta de entradas como para los que no.

Un fuerte abrazo para todos y ¡¡SED FELICES!!

jueves, 26 de abril de 2012

Tanyaoui en Chaouen

Una de las razones por las cuales este blog empieza a parecer el río Guadiana, que aparece y desaparece a lo largo de su curso, es que con la llegada del buen tiempo y con motivo de las vacaciones escolares, lo cual implica tener los fines de semana completamente libres, estoy aprovechando los fines de semana para viajar, hacer un poco de turismo marroquí y conocer otras realidades más allá del trabajo diario en Tánger, otras situaciones y lugares que me están haciendo valorar y disfrutar todavía más la experiencia que estoy teniendo.

El fin de semana pasado, concretamente, aproveché para conocer una ciudad, bueno mejor dicho un pueblecito, de las montañas de la cordillera del Rif, enclavada en un paraje natural de una belleza salvaje, rodeada de montañas escarpadas y con una belleza paisajística y colorido que hacen de ella un enclave de obligada visita para muchos de aquellos que vienen a Marruecos a hacer turismo, Chefchaouen o Chaouen, para los amigos.

La belleza de la ciudad empieza desde el camino de llegada, pues la carretera que une la ciudad con Tetuán es una continua sucesión de curvas enrevesadas que hacen de un trayecto de apenas sesenta kilómetros un viaje de algo más de una hora y cuarto. Además tuve la suerte de hacer el viaje de ida en autobús desde Tánger, lo cual le dio un punto de vista completamente diferente al trayecto. El autobús en cuestión era una de esas viejas tartanas desvencijadas que hace muchos años que ya no se ven por las carreteras españolas con compartimento superior para almacenar las maletas. Me gustó la sensación, en esto sé que igual soy repetitivo, de ser uno más en el autobús, de moverme de la misma manera que lo hacen los marroquíes, la gente de aquí que viaja de un sitio a otro aprovechando la "comodidad" y el "encanto" del transporte público, en el que de manera espontánea a mitad del viaje un señor mayor puede levantarse y darte una charla acerca de las bondades de tal o cual remedio natural para curar todos los males, aquí sí que me sentí el extranjero, pues después de su charla ofreció el producto a todo el mundo que viajaba en el autobús menos a los dos foráneos que íbamos.

El encanto de la ciudad empieza desde el momento justo después de bajarte del autobús, ya que desde el primer momento se percibe que es una ciudad que vive eminentemente del turismo. En perfecto castellano, quizá debido a la presencia durante muchos años de los españoles en la ciudad, agasajan al turista con todo tipo de ayudas o parabienes: conseguir hotel, guiarles un paseo por la medina de la ciudad, llevarles las maletas...Capítulo aparte merece el tema del ofrecimiento del "souvenir local por excelencia", en este sentido sí que he de reconocer que hasta esta visita nunca me habían ofrecido tanto en tan poco tiempo, en algunos momentos pude sentirme un poco agobiado, pero bueno son cosas de ser turista.

Una vez que uno comienza a andar por sus calles empieza a sentir que está paseando por una ciudad diferente, con un encanto especial, tal vez sea el entorno de la ciudad o el color azul tan típico de sus calles, pero ciertamente uno siente cierta paz dejándose llevar por el interior de las calles de su medina, una medina si bien bastante pequeña también es cierto que está llena de rincones tan típicos como bellos, con fuentes, pequeñas placitas, casas de dos plantas de ventanas de estilo árabe, y el colo azul, sin duda uno de los signos más característicos de la ciudad es el color del que están pintadas la mayoría de sus casas que en muchas ocasiones da lugar a estampas sumamente bellas que son captadas por las cámaras de fotos de los visitantes de la ciudad.

En cuanto al entorno de la ciudad, como he dicho, está rodeada de montañas escarpadas y se encuentra situada en el centro de un cañón a través del cual baja una cascada de agua en la que se refrescaban los niños mientras algunas mujeres hacían su colada en unos lavaderos de los que ya se ven pocos por el mundo, por lo menos por el mundo que yo he conocido hasta ahora. En lo alto de uno de los cerros que circundan la ciudad se puede visitar una mezquita, creo entender que la llaman española, desde la que se puede ver una panorámica de la ciudad ciertamente preciosa y desde la que tuve la suerte de poder ver la puesta de sol el sábado por la tarde, justamente mientras se jugaba el enésimo derby de la temporada, y, de verdad lo confieso, hubiera sido una pérdida de tiempo renunciar a ver el espectáculo de ver esconderse el sol tras las montañas por ver otro partido del siglo.

Ya para terminar, y para explicar el por qué del título de la entrada, me gustaría compartir una sensación que me ha dejado esta primera, y espero que no última, visita a Chaouen. Y es que desde el momento de mi llegada intenté pasar lo más desapercibido posible, quería que no me vieran como a un turista más, cosa que no llegué a lograr del todo, por ello, y con el árabe que más o menos hablo, intentaba dirigirme a la gente local en dariya y muchos de ellos se sorprendían y me felicitaban por la manera de hablar, rápidamente me preguntaron que de donde era y yo, como no podía ser de otra manera, contesté:"Ana tanyaoui!! ", pues desde ese momento cada vez que pasaba por la plaza Uta al-Hamman, el epicentro de la medina de Chaouen y el sitio por el que circulan todos los turistas que viajan a la ciudad, todos los vendedores de los puestecitos y los camareros de los restaurantes me saludaban al grito de tanyaoui. Es por esto que, parafraseando una canción de Sabina, diría algo así como:
"... pero si me dan a elegir
              de entre todas las vidas yo escojo
          la de Tanyaoui en Chaouen."

Si la semana pasada volvía enamorado de Fez, esta semana me cuesta mucho encontrar la palabra con la que definir mis sensaciones a la vuelta de Chaouen, creo que lo mejor que puedo decir es que merece la pena lanzarse de cabeza a la aventura de conocer nuevos rincones y nuevos parajes en los que descubrir que uno puede llegar a la felicidad.

Un fuerte abrazo para todos y ¡¡SED MUY FELICES!!

martes, 24 de abril de 2012

Todo está en los libros...

Me consta que ultimamente estoy desapareciendo más de lo que lo hacía antes pero, sin pretender que suene a excusa, la cosa es que estoy también empezando a disfrutar la experiencia de una manera más global, con muchos más matices y aspectos de lo que lo venía haciendo. El comienzo del buen tiempo y de las salidas de fin de semana rompen un poco la monotonía y me hacen no encontrar siempre el momento tranquilo en el que sentarme a paladear lo vivido e intentar plasmarlo en unas cuantas palabras, no obstante no os quepa la menor duda a aquellos que leéis las entradas con interés y cariño que os seguiré "castigando" con mis cosas, pues no he perdido las ganas de seguir contando mi experiencia.

Aún siendo consciente de que llego tarde con la entrada de hoy, me gustaría compartir con vosotros la importancia que, tanto en esta experiencia que estoy viviendo ahora como en el resto de mi vida, han tenido los libros, los protagonistas reales y fundamentales del día de ayer, más allá de primas de riesgo, resultados electorales franceses, etc... 
Los libros, en muchas ocasiones, guardan las palabras concretas para aliviar nuestras situaciones.
Y es que siempre he tenido la impresión de que los libros, al igual que las personas con las que nos cruzamos en nuestro camino, nos dan también golpes de martillo en la forja de nuestra personalidad, dicho de otra manera, los libros nos hacen también muchas veces cambiar la percepción de algunas cosas, nuestra manera de estar y de entender ciertas situaciones, en definitiva, muchas veces nos doman también el carácter. Desgraciadamente también soy consciente de que cada vez hay menos gente que se acerque a los libros sobretodo la gente que más los necesita, los jóvenes.

Ciertamente esta última afirmación me preocupa, puesto que considero que la amplitud de mirada se consigue, entre otras muchas cosas, a través de la lectura. Siempre he considerado que los libros son auténticos manuales sobre cómo afrontar algunas situaciones o en los que apoyarse para poner letras a los sentimientos que podemos estar viviendo o sufriendo, es por ello el título de la entrada de hoy, todo está en los libros. Personalmente he tenido la suerte de encontrar en ellos en más de una ocasión las palabras adecuadas para comprender algunas situaciones vitales, para ponerle nombre a los sentimientos que estaba viviendo o, simplemente, para encontrar una evasión hacia una historia que me hiciera soñar y me distrajera de los agobios que pudiera tener en algunos momentos puntuales de mi vida.
Muchas veces los libros son el billete de ida hacia un mundo en el que todo es posible.
A nivel de gustos tengo que decir que como para otras muchas facetas de mi vida soy un hombre bastante abierto, no tengo ningún tipo de libro favorito pues considero que todos tienen una función diferente. Si tuviera que nombrar los tres libros que más me han gustado, de los muchos que me he leído hasta ahora, a día de hoy diría: "El principito" de A. Saint-Exupéry, "La buena vida" de Álex Rovira y, uno de los últimos que me he leído y del que os hablé por aquí, "Contra el viento" de Ángeles Caso. Me dejo muchos buenos libros atrás pero a día de hoy, en el momento en el que estoy y por las cosas que estoy viviendo y experimentando estos son los que más presentes están.

Espero que todos recibierais ayer vuestro libro y vuestra rosa, yo lo hice a pesar de la distancia, y que os lancéis a ello, al placer de la lectura, porque a pesar de que muchas veces podamos sentirnos incomprendidos o sólos, probablemente alguien ya haya pasado por esas sensaciones y las haya plasmado en un libro, sólo tenemos que encontrarlo.

Un fuerte abrazo para todos y ¡¡SED FELICES!!

viernes, 20 de abril de 2012

Premios

Ayer por la tarde tuvo lugar la entrega de premios del torneo de fútbol sala inter-asociacional que se ha disputado durante este período vacacional de los niños del centro que hoy termina, fue un momento para convivir de otra manera con los participantes de las otras asociaciones, de limar las posibles asperezas que hubieran podido quedar del juego, una oportunidad para disfrutar, como me hubiera gustado que se hiciera también en los partidos, de la diversión que a través del deporte se puede conseguir.

Aunque ciertamente había algunos que estaban más contentos que otros, todos los participantes en el torneo recibieron su medalla y su diploma en agradecimiento por su participación, además los ganadores del torneo recibieron un trofeo que les acreditaba como tales, tampoco es que sea ganar la Champions pero a los chavales les hacía ilusión vivir toda esa parafernalia de la alfombra roja, la música, la entrega de la copa...

Sin embargo para mí el mayor premio de todos los de ayer fue el que dieron los chavales del Centro de Día del Hogar y sus madres, desde primera hora de la mañana todos estuvieron volcados en tenerlo todo listo y preparado para cuando llegaran por la tarde los niños de las otras asociaciones, unos se dedicaron a preparar bailes para amenizar la gala de entrega de trofeos, otros hicieron un teatro para hacer reír al gran número de espectadores que se congregó, también hubo algunos que trabajaron en el diseño de un cartel de bienvenida agradeciendo a todos la participación y la venida a la fiesta, y las madres, no os podéis hacer a la idea de lo importantísimas que han sido esta semana, aportaron su ternura y amor desmedido, tanto para sus hijos como para el resto de los niños, aplaudiendo y animando a todos y cada uno de los que salían.

Me encantó esa sensación de trabajo en equipo, todos desde el primero hasta el último de los que estamos involucrados en este proyecto que es el Hogar P. Lerchundi, para hacer que los que venían a compartir con nosotros la fiesta de la entrega de premios se llevaran el mejor recuerdo posible. Especialmente, son mi debilidad, me encantó la actitud de los más pequeños porque ellos han sido los únicos que al final no han podido participar en el torneo porque no había equipos de su edad  en las otras asociaciones y a pesar de su ilusión y sus ganas de jugar, estos sí que creo que captaron el objetivo que buscamos con el torneo a la primera, no han podido demostrar sus habilidades, no sé si los mayores repararían en ellos ayer pero desde luego dieron un ejemplo digno de ser reconocido, como tantas otras veces nos dan los niños pequeños.

Llegan al final hoy las vacaciones con el plato fuerte de la jornada de convivencia familiar con todos los beneficiarios del centro, espero que todo salga genial y no dudeis que haré una entrada sobre ello, pero a modo de aperitivo la jornada de ayer me sirvió para comprobar que, aunque más tarde de lo que me hubiera gustado, todos comprendieron que el mayor premio de todos era simplemente participar, disfrutar de la convivencia con otros chavales en situaciones parecidas a las de nuestros niños, en definitiva, aprender a relacionarnos con otros niños a través del deporte.

Un fuerte abrazo para todos y ¡¡SED FELICES!!

jueves, 19 de abril de 2012

Miércoles

Ayer nuevamente fue miércoles, para tranquilidad de los que leeis el blog lo digo para que, aunque no lo parezca, sepáis que sé en el día en el que vivo. La cosa es que van ya varios miércoles seguidos en los que por unos u otros motivos estoy faltando a la cita que las Misioneras de la Caridad tienen con los chavales que viven en la calle, con los niños de la cola, y la verdad es que lo echo bastante de menos, sobretodo el contacto con esos chavales que, aunque luego te los puedas encontrar en la calle, fuera de esas paredes vuelven a ser esos elementos indeseables para esta sociedad que procura esconderlos e ignorar su existencia.
Fuera de las paredes de la casa de las hermanas, los niños son verdaderas sombras que pululan la ciudad.

Y es que la vida de esos chavales, más allá del momento puntual en el que son atendidos cada miércoles por las hermanas de Teresa de Calcuta, es una vida dura y me atrevería a decir que casi desnaturalizada, pues como comenté en su día son niños, muchos de los cuales no llegan a los quince años, que ya están acostumbrados a vivir en la calle, a sobrevivir, a pelear a cualquier precio por llegar al día siguiente, a alargar un día más su extraordinariamente dura existencia. Yo no dejo de pensar cada vez que voy en los niños que, en prevención de esas situaciones, atendemos en el Centro de Día, en lo afortunados que son y en la suerte que tienen de poder disfrutar de un espacio en el que mantenerse alejados de una realidad que tienen a las puertas de sus casas, no sé si ellos y sus familias valorarán ese hecho, pero desde luego la línea, que algunas de sus situaciones familiares presentan y que les separa de caer en ese mundo, es muy muy fina.

El mayor problema que se puede plantear ante la situación de estos chavales de la calle es el ¿qué hacer con ellos? ¿cómo ayudarlos? La verdad es que la respuesta que desde la casa de las hermanas reciben está bien, pero no cambia sus situaciones, pasado el tiempo pertinente entre el juego, la ducha y la comida vuelven a las calles, vuelven a su adicción y la situación, que por unos instantes ha parecido que cambiaba, regresa con sus mismos problemas. También es cierto que los chavales de la calle se han acostumbrado a vivir a su aire, como auténticos animales creo que dije la primera vez que escribí de ellos, no están dispuestos, en la mayoría de los casos, a abandonar su adicción, no quieren acatar unas normas o unas reglas necesarias para poder entrar en alguna institución de las que, aunque no muchas, hay para ayudarles a salir de las calles. La impotencia de querer hacer más cosas por ellos y no poder suele volver agarrada de mi mano cada uno de los miércoles que acudo a la cita.

Si a alguien se le ocurren ideas por favor no dejéis de compartirlas, tal vez alguno de los que pasais por aquí tiene la solución a esta situación tan dura e impactante, tan cruel que una vez que uno la ve por primera vez no se le olvida jamás.

Espero que el miércoles que viene sí que pueda acudir para retomar el contacto con los chavales y para intentar que aunque sólo sea por unos momentos vuelvan a sentirse niños.

Un fuerte abrazo para todos y ¡¡SED FELICES!!

miércoles, 18 de abril de 2012

Smile!! You are in FEZ

Lo primero de todo es agradecer y pedir perdón a aquellos que de una u otra manera me habéis hecho llegar vuestro interés en que retomara la actividad narrativa del blog, especialmente a Je m'apelle Coralie y a STC, de vez en cuando a uno le gusta recibir el apoyo y el ánimo necesario para continuar con esta crónica, si no diaria, que ultimamente me escaqueo mucho, si que constante de una u otra manera.
El mejor recibimiento que podían dar al visitante a la ciudad.

En la entrada de hoy, como no podía ser de otra manera, me gustaría compartir con aquellos que lo habeis estado esperando mi viaje a Fez, pero más allá de una perorata "guioturísitica" acerca de las bondades de la ciudad, la belleza de sus monumentos y la riqueza de su artesanía, de las que también os daré algunos detalles, me gustaría compartir con vosotros las sensaciones que me traigo, que he vivido y que quedarán para siempre en el recuerdo de este viaje, del que sin vergüenza ni pudor ninguno he de reconocer que...¡¡HE VUELTO ENAMORADO!!

La verdad es que el viaje empezó con ciertos contratiempos, sobretodo en lo que al viaje de ida se refiere, pues nos despistamos en la salida de la autovía y nos metimos por un camino que si bien era más corto también es cierto que era más difícil, pues las carreteras no era excesivamente buenas y en una carretera de doble sentido uno puede llegar a sentir miedo con la manera tan "peculiar" de conducir de los marroquíes. Aún así he de reconocer que, como en tantas otras cosas de la vida, perderse tuvo su encanto, de hecho me queda la espinita de haber pasado por ese camino con la noche cerrada sobre nosotros y no haber podido disfrutar de los paisajes que sin ningún tipo de dudas tenían que ser espectaculares pues la carretera por la que circulábamos bordeaba una zona de montaña en la que a buen seguro más de una panorámica de enorme belleza se quedó escondida bajo el refugio de la luna y las estrellas.
Bab Boujloud, vista desde la terraza del hotel donde nos quedamos.

Una vez arribados a Fez todo comenzó a ir de bueno en mejor, si se me permite la expresión. Para empezar llegamos a nuestro hotel que, más allá de las comodidades o lujos que pudiera tener, tenía una situación privilegiada, a escasos veinte metros de una de las puertas de la Medina, concretamente a la Bab Boujloud, y, por ende, tenía una panorámica espectacular desde su terraza, que permitía divisar gran parte de la zona antigua de la ciudad y unas vistas de las montañas que circundan la ciudad realmente formidables. A pesar de todo la vista que más me gustaba, de las que se podían admirar desde la terraza, era la del cartel que da título a la entrada de hoy, ciertamente me pareció una declaración de intenciones, y sin ningún lugar a dudas seguí el consejo que en él daban.
No fui el único que se quedó prendado de los rincones de la ciudad.

El sábado fue el día que, acompañados de un guía fessaoui, recorrimos toda la ciudad de Fez con el objetivo de poder llegar a conocer un poco por encima, estoy convencido que para conocerla a fondo serían necesarios muchos más días, la riqueza monumental, artística y religiosa de Fez. De una manera bastante somera os comento que Fez es la capital artística, religiosa y cultural de Marruecos, no en vano fue la primera ciudad islámica de Marruecos, en el interior de su Medina se encuentra una de las primeras universidades del mundo, la Universidad Al Qarawiyyin, y es de sobra conocida en todo el mundo la riqueza y belleza de los trabajos de artesanía que en ella se realizan, algunos de los cuales se siguen haciendo de la misma manera que hace varios siglos atrás. Tal y como nos dijo el guía al comienzo de nuestra visita fue realmente un viaje en el tiempo, no sé si sería capaz de plasmar en unas cuantas palabras lo impresionante de sus monumentos, la belleza de sus cientos de callejuelas retorcidas, la minuciosidad y esmero con el que los artesanos de la ciudad se dedicaban a sus trabajos, en definitiva, no encuentro las palabras que puedan explicar lo que la visita guiada supuso para mí.
La maraña de callejuelas retorcidas que recorren el interior de las murallas es incalculable.

Ahora bien, más allá del mutismo post-síndrome de Stendhal que me produjo la visita a la Medina de la ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1981, sí que me gustaría dejar por escrito algunas de las sensaciones que me asaltaron durante el recorrido. Una de las cosas que más me llamó la atención fue la conservación de las estructuras y de las costumbres, a día de hoy no pueden circular los coches por el interior de la Medina y el transporte de materiales, mercancías y suministros se hace mediante carros de mano, caballos o burros, la verdad es que me parece una muestra de identidad tan significativa por el hecho de que no han querido "prostituir" las estructuras originales por el simple hecho de agradar a los turistas, y sinceramente creo que eso le da un plus de belleza a la ciudad, el hecho de que se conserven esas tradiciones. Por otro lado, también llamó poderosamente mi atención el hecho de que en la proporción locales-visitantes era claramente ganador el bando local, otra muestra más del mantenimiento de la razón de ser de esa zona de la ciudad, eminentemente comercial, en la que los precios están puestos más acordes al poder adquisitivo local que la poder adquisitivo de los turistas que vienen de visita a la ciudad. Por último, no quiero excederme, también me encantó el trato que recibimos en todos y cada uno de los sitios que visitamos, empezando por el hecho de que nuestro guía hablaba en perfecto castellano, la amabilidad, la forma de recibirnos y la manera en la que nos atendieron en todos y cada uno de los lugares a los que tuvimos la suerte de ir, me dejaron la sensación de que en algunos lugares a los que he viajado por España no me han dado ese trato ni de lejos, y eso que se supone que el turismo es una de las principales fuentes de ingresos.
Rincones maravillosos como este me han hecho volver enamorado de Fez
No os aburro más con mis peripecias del viaje, sólo me gustaría compartir con vosotros esas sensaciones que me han hecho volver de Fez sintiendo mariposas en el estómago, espero que no se vayan en mucho tiempo y que con su batir de alas me hagan sentir cada día las mismas sensaciones que tuve en la ciudad de los cien minaretes la primera vez que tuve la suerte de visitarla.

Un fuerte abrazo para todos, ¡¡SED FELICES!! y ¡¡SONREID!! estáis en Al qantara.

viernes, 13 de abril de 2012

Fez

Perdón por la incomparecencia del día de hoy, espero no haber defraudado a nadie. La entrada de hoy será muy breve pues sólo escribo para comentaros que me voy el fin de semana a Fez, a hacer turismo, que de vez en cuando también viene bien y es necesario. Cuando vuelva prometo compartir mi viaje por aquí.

 A ver si para cuando vuelva os puedo enseñar alguna foto como esta.


Un fuerte abrazo a todos y ¡¡SED FELICES!!

jueves, 12 de abril de 2012

La alegría de la derrota

Vaya por delante que la entrada de hoy no es, ni muchísimo menos, una justificación del fracaso, sino más bien un comentario didáctico de los matices positivos que uno puede encontrar en la derrota, en los batacazos, que por suerte o por desgracia todos tenemos en la vida, porque me gustaría que todos fuésemos conscientes de que la victoria es algo que todo el mundo está dispuesto a abrazar, aunque está reservada a unos cuantos, mientras que la derrota es la otra cara, algo de lo que todos huímos y que, sin embargo, suele ser más accesible para todo el mundo, motivo por el cual es necesario encontrarle el sentido, disfrutarla y abrazarla como algo único e importante.
 
Son más los que pierden que los que ganan, por eso debemos aprender de las derrotas.
Ayer perdimos, sinceramente no era lo que esperaba aunque estaba perfectamente preparado para ello. Analizando el partido encontré los motivos por los que perdimos, básicamente perdimos porque nos olvidamos de la razón por la que jugábamos, es decir que nuestra principal derrota fue en cuanto a la manera de afrontar la situación. Los partidos del torneo se han planteado como un regalo, como un espacio de convivencia con chavales de otras asociaciones en el que canalizar a través del deporte los valores trabajados de educación, respeto, compañerismo, esfuerzo colectivo, trabajo en equipo...y lo de ayer fue de todo menos eso, más que un juego lo que sucedió ayer fue una batalla, más próximo a un enfrentamiento entre ejércitos que a un partido de fútbol de niños. 

La tensión generada en torno al partido se fue de las manos llegando a situaciones totalmente contrarias a las que se prentendía cuando, con la mejor intención del mundo, comenzamos a barajar la posibilidad de convocar el torneo. Por más que lo intenté, y esa es la mayor derrota que sufrí ayer, no fui capaz de transmitir a los chavales que lo importante era que ellos disfrutasen del partido, que jugaran por el simple objetivo de pasárselo bien, que no se fijaran tanto en el tamaño de los rivales como en la suerte de poder hacer una actividad diferente arropados por la legión de animadoras que, dando el mayor ejemplo de lo que pretendíamos, estuvieron animando sin cesar un instante desde el primer minuto hasta que el árbitro pitó el final del último partido. Me frustró la reacción de los chavales de mi equipo pues comprobé que no habían entendido el motivo por el que jugábamos. De la actitud del otro equipo no soy quien para hablar de ellos, además no me preocupa lo más mínimo los objetivos que ellos quisieran alcanzar con el juego.
Más que un campo de fútbol pareció por momentos un campo de batalla.
Dicho lo cual nos dieron una paliza soberana en los partidos de fútbol que jugamos contra los equipos de la asociación "Al basma", pero más allá del resultado, que para mí fue lo de menos, aunque por muchos instantes creo que fue para el único para el que no importaba, me quedo con la alegría de haber sido fiel, desde el principio hasta el final, al objetivo que pretendía buscar con los partidos, no sé si en el momento alguien lo entendió, a posteriori me consta que más de uno entendió y compartió mi manera de hacer las cosas. En ningún momento pensé en traicionar mis objetivos por el simple hecho de ganar, pues de haberlo hecho entonces sí que habría perdido, entonces habría sido uno más de los que priman el fin a los medios, hubiera sido uno más de los que prefieren ganar a cualquier precio que buscar el camino de educar en la derrota. 

Espero que, cuando se le pase a los chavales la amargura que te deja peder, sepan valorar las cosas vividas a través de la derrota, que valoren que todos jugaron y participaron, los buenos y los malos, que sepan ver que sólo cuando decidieron que era más importante jugar que ganar fue cuando disfrutaron de la oportunidad, que analicen el hecho de que cuando jugaron en equipo fue cuando pusieron en verdaderos problemas al otro equipo, y, por último, que sean conscientes de que para su entrenador, su mudarrib, siguen siendo el mejor equipo del mundo, capaces de jugar contra chavales mucho más grandes que ellos dando una lección de que es preferible perder y disfrutar que ganar y traicionar el objetivo.
Los modelos de los niños no pueden ser caricaturas, si no verdaderos ejemplos que seguir.
 En un día y en una situación como la de ayer me alegro de que, al contrario que lo comentado por un famoso futbolista ayer por la noche, ejemplo para muchos de los que jugaron ayer los partidos en cuestión, en mi diccionario sí que existe la palabra perder, de hecho es una de las que más veces leo pues quien no sabe lo que es perder nunca podrá valorar como se debe lo que es ganar y no será consciente de que ganar no siempre es no perder.

Un fuerte abrazo, en la derrota compartida, para todos y ¡¡SED FELICES!!

miércoles, 11 de abril de 2012

Nervios

Quedan a penas un par de horas para que hagamos el debut en el torneo inter-asociacional de fútbol sala con los equipos de los chavales del Centro de Día y no puedo reprimir ese cosquilleo, a mitad de camino entre la emoción, el miedo y la alegría contenida, que se ha apoderado de mi cuerpo y que me tiene en un estado de nerviosismo, relativo que nadie se preocupe, por lo que nos depará el partido.

No es una sensación nueva, como os comenté hace unos días ya tengo experiencia como entrenador, pero es imposible reprimirla, supongo que será porque cuando uno hace las cosas con pasión y se deja todo el corazón en lo que hace la sensación de nerviosismo viene irremediablemente adherida. No es que se convierta en una obsesión, ni muchísimo menos, pero sí que se siente cierta presión por el ambiente que rodea al evento, pero sobretodo por parte de quien más presión he sentido siempre en los partidos ha sido por parte de mis jugadores, son los únicos a los que no me gusta decepcionar, los verdaderamente importantes en todo el circo que se monta entorno al deporte.
En cuanto el balón eche a rodar los nervios se disiparán.
Hace un momento mientras preparaba las equipaciones para los equipos y contaba con cuidado las camisetas y pantalones, no vaya a ser que alguno se quede sin equipación, me venía aún más al recuerdo mi experiencia como entrenador de baloncesto en Don Benito, volvían a mi cabeza esos sábados a las siete de la mañana en los que, con el mismo cuidado y esmero que he puesto esta mañana, contaba las equipaciones, las fichas, etc... para que todo fuera bien en los viajes que a lo largo y ancho de la geografía extremeña me ha llevado el baloncesto. Desde aquí tengo que reconocer la inmensa y poco reconocida labor de aquellos que desde la sombra se dedicaban a tenerlo todo a punto para que a nadie le faltase un detalle, yo siempre lo he valorado muchísimo, pero a día de hoy lo valoro aún más.

Espero que esta noche cuando me siente delante del ordenador a escribir la entrada de hoy miércoles os pueda transmitir buenas noticias, que los niños se lo han pasado en grande y han disfrutado de lo lindo, que por unos instantes se hayan sentido como sus ídolos, esos que ni siquieran son conscientes de la admiración que levantan entre niños que quizá nunca tendrán las mismas oportunidades que ellos tuvieron, y a lo mejor tenemos suerte y podemos decir que... ¡¡Hemos ganado!!

Un fuerte abrazo para todos y ¡¡SED FELICES!!

martes, 10 de abril de 2012

Aila Farihha

No hay nada mejor que reincorporarse al trabajo, después de unos días de vacaciones, y reencontrarse con todos los chavales y trabajadores del Centro de Día el mismo día que empiezan las vacaciones de primavera en los centros educativos marroquíes, terminaron nuestras vacaciones, en las que he aprovechado para coger fuerzas y ánimos para afrontar con el máximo de energías las dos semanas que se presentan desde hoy por delante, y han dado comienzo las del colegio de los niños, esta vez son las vacaciones de primavera, dos semanas a mitad del semestre entre las de la primera vuelta y las definitivas de verano que se darán a mediados del mes de junio.
Aila farihha, una famila feliz como esta es la que tengo en mi equipo.
La verdad es que desde que terminaron las vacaciones (otlas) de la primera vuelta hasta ahora el tiempo ha pasado volando, entre las huelgas, las visitas de los grupos de voluntarios, las vacaciones de la semana pasada, la semana que estuve por la península, etc... el tiempo ha pasado en un suspiro y, por lo que me da a mí la impresión, el que quedará desde que terminen estas vacaciones hasta las de final de curso el tiempo pasará tan rápido que dará la sensación que se me escapará entre las manos, como cuando uno coge un puñado de arena o de agua.

En esta ocasión el tema central de las vacaciones es la familia (aila), el hilo conductor y alrededor del que irán haciéndose todos los talleres y juegos va a ser la importancia de la familia, para ello como en todas la ocasiones tenemos preparadas unas baterías de juegos y de talleres que irán enfocados a lo importante que es cuidar de las relaciones familiares, aportar todos nuestro granito de arena en casa para que las cosas sean más fáciles y mejores para todos, tratar con cariño y respeto a todos los miembres de la familia, en definitiva, que la base en la que se asienta una buena persona es una buena familia. Además en estas vacaciones vamos a tener algunas actividades muy especiales y que, a mí personalmente me lo parecen, van a ser muy importantes, ya que en algunos de los talleres y de los juegos que llevaremos a cabo vamos a contar con la importantísima y valoradísima participación de las madres de los chavales del Centro de Día, que de manera desinteresada van a mostrarnos y a compartir con nosotros, niños y grandes, sus habilidades en la cocina, con las telas, contando cuentos...
Las madres participarán en las actividades, como por ejemplo en un taller de cocina.
Hoy hemos empezado con fuerza por ser el primer día, hemos repartido a los chavales del centro en los diversos equipos, se ha hecho de tal manera que todos los que son familia entre sí hayan estado juntos dentro de los mismos equipos, una vez hecho esto hemos tenido que "devanarnos" los sesos para encontrar el nombre del equipo, la canción, el saludo, el grito y la sentada. El nombre de mi equipo es el que da título a la entrada de hoy, Aila farihha, y vendría a significar algo así como Familia feliz, para la canción he de reconocer que no me he podido resistir a versionar la canción favorita a día de hoy de los niños del centro, "Ai si eu te pego", y la verdad es que, aunque no vaya a ser una canción memorable, nos ha quedado una canción bastante pegadiza. Además de todo esto seguimos trabajando duramente en los entrenamientos de cara al torneo de fútbol que hoy ha comenzado entre varias asociaciones de aquí de Tánger y que el próximo miércoles nos traerá el primer partido de nuestros equipos contra los de la asociación Al basma, del proyecto de los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca.
Los entrenamientos para el torneo son una actividad más de estos días de vacaciones.
Así que desde hoy y hasta el próximo día 20 de abril se nos presentan dos semanas por delante en las que hacer llegar, a través de las actividades en el ocio y el tiempo libre, a los chavales del centro la importancia que deben de dar a la familia en su desarrollo como niños hoy y hombres y mujeres del mañana, en un futuro no muy lejano.

Un fuerte abrazo para todos y ¡¡SED FELICES!!

domingo, 8 de abril de 2012

Egerthe

Como no podía ser de otra manera, en la entrada de hoy me gustaría compartir con todos vosotros la alegría de la Resurrección, de la victoria de la Luz sobre las tinieblas, de cómo hoy se rompen las cadenas de la muerte y resucitamos todos como hombres nuevos, hombres llenos de vida que tenemos la misión de iluminar el mundo y traer la buena noticia de la salvación. Para ello me he querido hacer eco en el título de la entrada de las palabras que ayer sábado pude escuchar de boca del arzobispo de Tánger, Monseñor Santiago Agrelo O.F.M., quien nos comentó que a modo de tradición hoy en Grecia, donde siguen hablando la lengua de los tiempos de Cristo, la gente se saluda con ese mensaje: "Egerthe", que traducido signifiaría algo así como "porque resucitó".
¡¡Resucitó!! ¡¡Venció a la muerte!!
Como he venido haciendo en los últimos días, esta entrada no va dirigida única y exclusivamente a gente creyente sino que va dirigida a todos, pues no creo que la razón de ser de la religión, de la vivencia de la fe, tenga que ser algo exclusivista sino que más bien debe de ser algo abierto a todos, pues aunque alguno no lo crea sin pretenderlo puede estar siendo testigo y voz de la Resurrección, puede estar siendo un evangelio vivo a pesar de no creer, pues desde mi modo de entender y vivir la religión creo que más allá de profesar una fe y cumplir con una serie de preceptos lo más importante de todo es amar a los hermanos de manera incondicional, como decía el otro día creo que en el amor creemos todos, y verdaderamente ese es el punto de unión de todos, creyentes, agnósticos y ateos. 

Establecido el punto de partida me gustaría compartir con vosotros algunas sensaciones y reflexiones acerca de la festividad que hoy celebramos todos los cristianos y que, sin ninguna duda, es la más importante de todas las que celebramos en el año, pues supone la razón de ser, el elemento central de toda nuestra fe, la confianza en que todo se puede vencer si tenemos fe en Dios, incluso la muerte. 
Cada vez que extendemos las manos para ayudar a los más necesitados, Dios resucita en nosotros.
Lo primero que me gustaría compartir es una percepción personal al respecto del tema de la Resurrección, y no es otra cosa que compartir, con aquellos que leais esta entrada, que a día de hoy Cristo sigue resucitando, y no sólo todos los Domingos de Pascua si no todos los días del año, cada vez que alguien se remanga y se pone a trabajar por los demás, cada vez que alguien decide entregar su vida al servicio desinteresado a los demás, cada vez que una mano se tiende para ayudar al hermano más pobre, al que sufre de manera inocente, Cristo resucita en esa persona, sea creyente o no, vuelve a la vida, sí sí como lo estais leyendo, porque, como en otras ocasiones me habreis podido leer, Dios está vivo, está en los pobres, en los que sufren, y cuando ante esas situaciones los corazones se remueven y se ponen a trajabar para aliviar esos sufrimientos, Dios está en los corazones de quien de una manera valiente y apasionada decide trabajar por los demás, abandonar sus comodidades y lanzarse al servicio por los más necesitados.
Nosotros debemos ser los actores principales de nuestra resurrección, debemos romper nuestras cadenas.
Por otro lado no podemos permanecer ajenos a la Resurrección, me explico. No podemos cometer el error de dejar que sea Cristo el que resucite por nosotros, no no si hacemos eso no hemos entendido nada y estamos cometiendo un grave error, debemos ser nosotros mismos los que nos sumemos a esa victoria sobre la muerte. Nos corresponde a nosotros, de manera personal pues no puede hacerse de otra manera, cortar las cadenas que nos atan a nuestras oscuridades, a nuestras tinieblas, aquellas cosas que tenemos en nuestras vidas y que nos impiden alcanzar la felicidad y el gozo, que al fin y al cabo es lo que nos hace, en muchas ocasiones, estar muertos en vida. En este sentido también se suman los que no creen en Dios, pues esas cadenas que nos impiden alcanzar nuestros objetivos vitales, alcanzar la felicidad, las tenemos todos, profesemos o no profesemos la misma fe, incluso los que no creen en nada también se ven sometidos a las ataduras de muchas cosas que les lastran en su camino hacia la realización personal, hacia la felicidad, sumiéndolos en muchas ocasiones en depresiones y angustias, que no son otra cosa que las manifestaciones de estar muerto en vida, de estar padeciendo la vida en lugar de disfrutarla.
Una vez resucitados debemos unirmos para ser una llama comunitaria que ilumine a los que permanecen en tinieblas.
Una vez aceptado esto, que debemos ser nosotros actores principales en nuestra propia resurrección, y habiendo dado todos los pasos necesarios para ponerlo en práctica, es el momento de unirnos como hombres y mujeres nuevos, hombres y mujeres resucitados, hombres y mujeres que han sido capaces de romper esas cadenas de tinieblas y muerte, y que con una fuerza arrolladora seremos capaces de hacer que todo cambie, que todo resucite, seremos portadores de buenas noticias para los más necesitados, seremos sal y luz para todos aquellos que permanezcan en la oscuridad, seremos, en definitiva, imagen viva y palpable de que "nada hay imposible para Dios" Lc. 1, 37. Os invito a todos a escuchar la canción del enlace y a hacerla propia para ponernos en el camino.
El sol de Pascua sobre Tánger, ha venido para acariciar los corazones de todos los que vivimos aquí.
Pasó la Semana Santa, un año más, y ya van unos cuantos, aquí en Tánger. Ha sido una semana intensa de meditación, reflexión y profundidad en el discernimiento de los misterios de Cristo, una semana en la que la mayor parte de ella hemos estado acompañados por las tinieblas y la lluvias de estos días pero que a modo de capricho, no creo que sea casualidad, han sido vencidas hoy, Domingo de Resurrección, para dejar que una vez más el sol acaricie la ciudad, y por extensión los corazones de todos los que en ella vivimos. No quiero dejar pasar la oportunidad de agradecer desde este espacio, que no sé si alguno de ellos lo leerá, a la gente de la Comunidad Hombre-Lucha por su ejemplo como comunidad cristiana comprometida, como espejo en el que mirarse a la hora de ser un cristiano que está dispuesto a anunciar cada día, desde la perspectiva de cada uno de ellos, que otro mundo mejor es posible, un mundo en el que los hombres y mujeres nuevos, unidos en comunidades como la suya, sean luz y altavoz del mensaje de Cristo que no es otro que amarnos unos a otros como hermanos, sin mirar colores de piel ni creencias religiosas o políticas.

Un fuerte abrazo para todos, ¡¡SED FELICES!! y ¡¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!!